El pasado 22 de agosto la competencia clasificatoria en Argentina para el Desafío Mundial de Operadores 2019 fue ganada por Víctor Adrián Burgos, de Campo Quijano, quien ahora viajará a participar en la gran semifinal americana en EEUU a finales de octubre del 2019. Entre 300 inscriptos, solo accedieron a esta final nacional 20 maquinistas de todo el país, y de diferentes ámbitos laborales. Desde la minería, a la industria o el campo.

Burgos, de 33 años, con amplia experiencia en maquinaria vial en empresas que operan en la zona de la Puna salteña, llegó a la instancia nacional en Rosario, provincia de Santa Fe, donde una conocida marca internacional organizó el evento.

La competencia tuvo pruebas de versatibilidad, precisión, carga, acarreo y zanjeo. Todo este abanico de tareas los realizó Burgos ante la atenta mirada de un exigente jurado de la firma multinacional.

La prueba duró alrededor de 12 horas, tiempo en el que debieron demostrar habilidadad y destreza en la operación de máquinas viales. Víctor sumó puntos y observaciones a su favor, lo que se tradujo en tener el mejor puntaje al final.

“Hace más de diez años comencé a operar maquinas viales. Mi primera máquina fue un autoelevador. Luego pasé a excavadoras, pala cargadora y retropala. Algunas eran pequeñas otras medianas, y hasta que subí a una CAT de 45 toneladas de peso. Esta habilidad se forma del día a día arriba de la máquina”, contó Víctor.

Para poder viajar a Estados Unidos debe tramitar pasaporte y visa. Algo que no es fácil por estos días. “La visa es costosa y complicada. La empresa que organizó el evento me da los pasajes. Necesito ayuda en otras cosas, sobre todo en el trámite de la visa”, dijo.

Al salir de secundario quería ser mecánico de equipos pesados. Así fue como aprendió por medio de su padre a manejar una excavadora de 20 toneladas, con oruga.

“En la Puna hice mis primeras armas en manejar este tipo de equipos pesados”. En medio del frío supo cómo mejorar su destreza en el manejo de grandes moles de hierro. Esta experiencia la volcó en esta competencia nacional.

Debió realizar pruebas de habilidad, destreza, rendimiento, y seguridad. Esas demostraciones tenían que ver, por ejemplo, con manipular una pelota de tenis con la pala entre varios conos en una pista ideada para la ocasión. También tuvo que hacer goles, pero con el brazo de una de estas máquinas. Usando una pelota de fútbol debió introducirla a un pequeño arco. “En estos movimientos debíamos coordinar manejo y habilidad en simultáneo”, dijo.

Ahora se viene el “El Desafío Mundial de Operadores de Caterpillar”, en Clayton, Carolina del Norte, el 31 de octubre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here