La Policía Rural y Ambiental también incautó una estructura similar a un ring y otros elementos para la causa.

Ayer por la tarde efectivos de la División Policía Rural y Ambiental secuestraron demoraron a dos personas en una finca ubicada en el km 4 de la ruta provincial 23. Además secuestraron cinco gallos, una estructura similar a un ring y otros elementos que generalmente se utilizan en esta actividad ilegal.

Tras una inspección ocular en el lugar los efectivos policiales corroboraron que varias personas participaban de una riñas de gallos. Entre ellos el propietario de la vivienda de 59 años y un hombre de 64 años, que intentó fugarse del lugar  transportando en una funda un gallo.

Por el hecho tomó intervención la Fiscalía Penal de Cerrillos, iniciándose las actuaciones por infracción a la ley 14.346 de malos tratos y crueldad animal. La investigación surgió por posibles actos de crueldad a animales en la que los espectadores realizaban apuestas y recolección de dinero producto de esta actividad clandestina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here